principal
colabora contacta
Contador de visitas a la página
kiosko de poesía
en este número

kiosko de poesía número 15

(números anteriores)

maite dono

pilar adón

pepe ramos

jesús cano

javier bozalongo

luis carlos mendías

belén sánchez

javier benítez

pablo casares

mario cuenca sandoval

carolina liébana

DEBUTANTES

luna nothern

 

 

maite dono

DE CUANDO AQUELAS FLORES DO ALTAR

 

de cuando aquelas flores do altar me puñan branca e as vellas corvo

receaban da miña roupa de palomita e eu non desexaba disuadilas

porqué hei de decir como son e o que penso e a quen lle importa se

as miñas maos son vellas de bruxa e vivín outras moitas vidas pero

volvo sempre ao meu

de cuando me cheiraban mal as vellas na igrexa e chuzaba a agua

no adro e na alma e o meu avó debaixo da terra ouveando que

lle pisabamos a cabeza todos e as flores a porme mala de podres

e o cheiro abafante das vellas mesturado co das flores podres e o mexo

dos cans e as velas e o mofo e o cristo do altar con eses ollos de can

doente

de cuando lle tiña medo aos cans e o camiño á igrexa estaba inzado

de cans e eu era catequista e choraba no cemiterio a ledicia dos mortos

a beixarme a caluga

namorada dos mortos e o caladiños que son e o ben que escoitan

e aquela néboa e aquelas mans xeadas de morto que aforcaban os cans

de volta á casa e arrincáballes os dentes e os ollos e eu era unha asasina

poetaasasinapoetaasasinapoetaasasinapoetaasasinapoetaasasinapoetaasas

 

de cuando aquellas flores del altar me ponían blanca y las viejas cuervo / recelaban de mi ropa de palomita y yo no deseaba disuadirlas / porqué he de decir como soy y lo que pienso y a quien le importa si / mis manos son viejas de bruja y viví otras muchas vidas pero / siempre vuelvo a lo mío / de cuando me olían mal las viejas en la iglesia y arreciaba el agua en el atrio y en el alma y mi abuelo bajo tierra aullando que / le pisábamos la cabeza todos y las flores a ponerme mala de podridas / y el olor asfixiante de las viejas mezclado con el de las flores podridas y el orín / de los perros y las velas y el moho y el cristo del altar con esos ojos de perro enfermo / de cuando le temía a los perros y el camino a la iglesia estaba infestado / de perros y yo era catequista y lloraba en el cementerio la alegría de los muertos / a besarme la nuca / enamorada de los muertos y lo calladitos que son / y lo bien que escuchan y aquella niebla y aquellas manos heladas de muerto / que estrangulaban a los perros de vuelta a casa y les arrancaba los dientes y los ojos / y yo era una asesina poetaasesinapoetasesinapoetaasesinapoetaasesinapoetaasesinapoetaas

 

pilar adón

voy a dejar por un momento

 

Voy a dejar, por un momento,

de ser una mujer.

Y voy a alcanzar, sólo por un momento,

la estructura del espanto.

Voy a provocar el terror en sus ojos

y el pánico en su voz. Voy a lograr

una visión de temblores.

La noción del pavor.

Voy a asomarme a los riscos de sus miedos

y voy a excavar una profunda fortaleza

en el punto más concurrido de todos ellos.

Voy a tomar las lanzas, voy a arrastrar el fuego.

Y luego, luego, luego,

luego, voy a acariciar y voy a consolar y voy a mecer

y voy a aliviar y a susurrar y a repetir:

"No ocurre nada, mi vida."

"No sucede nada, mi cielo."

"No es nada, mi amor."

Mi amor…

 

pepe ramos

REFLEJOS

 

Ahora que llevas meses

sin verla, que es martes

y estás solo y borracho

en una cuneta

te das cuenta de que

ella tenía razón:

algo no funciona

entre vosotros.

 

jesús cano

(NOCTAMBULANDO POR UNA NUBE SUCIA)

No duerme nadie,

Pero si alguien tiene por las noches exceso

De musgo en las sienes,

Abrid los escotillones para que vea bajo la luna

Las copas falsas, el veneno y las carabelas

De los teatros.

Federico García Lorca

Reverbérate

Alucinado en tu ser

De alcohol, embebido en tu yo

De profeta herido,

Y calmado con pausas

El temor sordo

Del amorcillo estúpido

Que espera con un chantaje

Falso.

Espera despejarte

Antes de que el espejo

Blanco

De esta hoja

Te despierte desde su dura

Madera muerta,

Como tu sueño herido

Por la vigilia

Y por el sol

De este amanecer falso

Azul farola,

Torre de la Vela,

Cargado el entorno de escobas

Que tropiezan en ti

Y en tu tonta sonrisa

De ser azulado

Y frío, como el Darro.

 

javier bozalongo

LAS CITAS CLANDESTINAS

 

Las citas clandestinas

tienen los ingredientes

que hacen de la locura

un hecho cotidiano:

sales de la oficina saludando

al tiempo que consultas el reloj;

te subes en el coche

dejando que el deseo tome el mando.

No eres tú quien decide:

tu vida la conduce quien te espera.

Queda luz a la vuelta. Luz sin sombra.

 

luis carlos mendías

MUJER RESUCITADA

 

Se morirá en mi boca todo lo femenino

y crecerá en la mía la sed de tus caricias

Morgana de Palacio

 

Nunca sabré si fueron verdad o invención mía

los ocultos secretos mas fieramente humanos,

que tejieron la noche con mi boca y tus manos,

mujer resucitada y esposa amante. Un día

 

es posible que anide la luna bajo el techo

del amor en creciente –con su cuarto menguante-

de azahares, jazmines y luz ruborizante

y te halle desplegada sobre el húmedo lecho.

 

Si ha de vivir mi boca tu eterno femenino,

libado gota a gota por mis labios blasfemos,

con la fragancia ebrio y en tu piel apresado

 

déjame consumirme en el fuego asesino

que incendia la inocencia perdida. Procuremos

que nos cante el futuro lo que ocultó el pasado.

 

belén sánchez

ELEGÍA

 

Es verdad que es primavera,

es verdad que mi sombra es hermosa,

mi sombra rubia de cristales y bahías,

pero no me dejéis sobre el mar,

este mar, de sales avergonzadas.

Porque mi único tiempo

es ya un pasado

de tres disparos para siempre.

¿Por qué he de seguir sobre el mar?

No llevaré más hombres,

No quiero llevar más hombres.

 

javier benítez

EL MENSAJERO

 

El triste mensajero,

cansado y malherido por la vida,

llega al hostal, olvida

su país extranjero,

pide una habitación

que tenga buena luz durante el día,

sus ojos todavía

esperan la señal que al fin le advierta

de su nueva misión.

Una rubia mujer llama a la puerta,

mira a su alrededor, y no sin cierta

precaución, cual dulce enamorada

se abraza al mensajero. Desvelada

así su identidad

entran juntos al cuarto. La humedad

es grande. Sienten frío. Son sus labios

los que se buscan sabios

perdidos ya los cuerpos en la cama.

Ella su vulnerable vientre ofrece

a aquel a quien después nada reclama

tras entregar su amor; a él le parece

que está cerca el final pero se anega

en llanto a sus antojos.

Y le venda los ojos,

a sus muslos se pega,

que suaves como plumas

reciben con urgencia sus espumas

Los mensajes siguientes

dos puñales con sangre aún calientes.

 

 

pablo casares

VERDADES

 

En el corazón

de las cosas

las verdades

 

y en tu entrepierna

un sabor salado

a océano limpio

 

Nada de verdades

cuando te tengo así

 

mario cuenca sandoval

AGUJAS DE ACUPUNTURA

 

Es un genio este médico oriental:

donde pone su aguja hace un vacío,

borra un hecho terrible de tu vida

(uno de esos momentos que Vallejo

bautizó como los "heraldos negros".

Esos golpes

"tan fuertes en la vida, yo no sé...").

Es un genio este médico oriental, insisto en ello:

agujita a agujita

pinta una abreviatura de ti mismo,

te deja en silueta, en tus puntos neurálgicos,

y todo es resplandor, entusiasmo sin límites;

tanta aguja y tu espalda, horizonte de erizos,

eres tú resurgiendo de ti como la espuma.

Y ves subir tu vida como una flor desnuda,

sin cargas trascendentes ni enigmas sobre el ser.

Es un genio, ya digo.

Porque ahora

el dolor no aparece en tus pupilas.

El dolor no ha existido. Tan solo hay lugar para

esa modalidad del sufrimiento

afirmativa, atlética,

que se observa en la mueca del corredor de fondo.

Claro, alguno protesta y pontifica

que el dolor es nocturnamente cierto,

que el dolor es la última lección de la palabra;

que sufrir es saber.

Aunque alguno restañe

el valor pedagógico del trauma y la penumbra,

el doctor oriental simplemente responde:

(sic)

qué saber, qué enseñanza, qué carajo.

 

carolina liébana

HOY NO HAY LETRAS

 

Hoy no escribo.

Mis labios están sellados.

Ya no tiene importancia la belleza

ni el cuerpo parece ya tan glorioso.

Ya da igual que nieve o el sol

me abrace para confortar

un vacío estrepitoso en las venas.

    Hoy no escribo y mi piel

parece de un muerto que se adentra

en una vida que no es

la suya.

Que nunca fue la suya.

Que está profanando el mundo

con su silencio,

cuando antaño lo moraba

con palabras.

   Hoy no hay letras

estoy de luto

suspirando frente al cenicero

carnívoro

entregada a otros fines

mediáticos...

   Guerra fría

Inútiles llantos sofocados

por las palabras sin sentido

de otros

o el sentido pésame literario

o las horas que susurran

ha muerto una escritora

y la mujer continúa viva...

    Hoy no he escrito

no soy una persona

no siento a la hembra

en mi alma,

podría ser una piedra

o una pared de yeso

o una gotera en el techo

de un apartamento

de alquiler...

    La mirada sigue verde,

los labios jugosos, libres

el pecho como un macizo nevado,

la piel bendecida.

Pero hoy no he escrito

y no acepto el papel

secundario

ni la belleza me apetece

ni las pestañas parecen arquearse

como una cobra

hechizando al mundo...

Todo lo demás da igual,

hoy

no he escrito.

   Y la ira de cien mil dragones

permanece en mi corazón

silencioso

que no comprende nada.

   Cuando se apague la luz esta noche

y otro beso acaricie mi vientre

cerraré los ojos indiferente

o mi cuerpo se negará al amor humano

porque hoy tampoco he escrito

y parece que no sienta al resto

del mundo

si no puedo

expresar mi propia alma...

 
 

D E B U T A N T E S

 

luna nothern (15 años)

MI BARRIO

 

Me encanta esto,

el silencio, el lugar,

a la orilla de los árboles

y a la cumbre de las casas,

en la frontera, como Sampedro.

En el laberinto empedrado de sorpresas,

de ladrones, de amantes,

de juegos de niños

y sillas de viejas.

Entre los perros que siguen a gatos

y entre gatos que siguen comidas generosas,

comidas generosas de parte de solitarios personajes.

Es todo un pequeño mundo,

réplica del grande:

intrigas, desgracias, alegrías.

Lo autentico que se renueva,

que lo cambia el tiempo,

que lo cambian las personas.

Es todo un pequeño mundo,

réplica del grande

donde se conocieron desgracias,

desgracias mejoradas

que mejoraron para desgraciar

lo auténtico, lo desgraciado.

Y un vago reflejo de lo pasado

te dice que ya,

por mucho que se mejore,

aparecerán más y más desgracias.

Siempre atentos a las mejoras,

nos olvidamos de la materia en sí,

que se va pudriendo olvidada,

hasta que se descomponga

sin poder mejorarla, rehacerla,

hasta que lloremos

por la gran pérdida

de nuestro mundo olvidado.